El poder de una chuche

¡Miren que foto! Miren que bien salimos mi caja de los premios y yo ¿Guapos eh? Esta foto se la pedí a Neus que nos la hiciera porque yo quería inmortalizar el momento premio. Amo a esta caja como a mi vida misma. Es oir el ruidito de su tapa al abrirse y qué les diré yo…  música celestial para mis oídos. Ni más, ni menos.

Ay! Mis premios….Como bien dice uno de los iconos de la raza humana: ” Yo, por mis premios MA-TO! “. Bueno, matar , lo que se dice matar… no. Pero hacer las mil y una tonterías, Sí.

¡Cual mono de feria señores! ¡Pasen y vean!. Sentado, patita, estirado, de panza… Lo de hacer la croqueta y el muerto es ya para otro nivel. El profesional ¡Que sí, que sí! Que hay colegas que se ganan la vida haciendo ese tipo de cosas.

Pero por lo visto, para lo que viene siendo el nivel doméstico, con saber hacer esas cosillas basta para ganarse una de esas chuches de 0,5 cm x 0,5 cm.  Cómo tiene que verse uno: ridiculizado al máximo exponente por una minichuche. Porque claro, si el premio al menos fuera un chuletón de ternera gallega… pues miren ustedes, haría hasta el pino-puente.

Pero los perros ante las chuches somo débiles. Olvidamos nuestro orgullo, raza, linaje y lo que haga falta y nos vendemos al precio que sea por esos increibles 0,5×0,5 cm de chuche que se consumen en 0,5 segundos.  Eso es debido a una ley de tiempo-proporción: algo que mide 0,5 cm tardará 0,5 seg en ser ingerido ¡Lógica pura señores!. Ya les dije yo que listo lo soy un rato…

¿Y la satisfacción personal que les producimos a los humanos? ¡Madre mía de mi vida! ¡¡Pero si eso roza la realización personal del ser humano!! No hay cosa que les haga sentirse mejor con ellos mismo. Se deben decir  a sí mismos: “He domesticado a la bestia”. Digno de ver ese brillo especial en sus ojos cuando por fin nos rendimos a lo evidente y levantamos la patita. ¡Uff! que subidón les entra….

Lo cierto es que, viéndolos así de felices y de orgullosos con nosotros cuando hacemos esas monerías, qué perro le niega la pata a un humano. Claro que por otro lado, no olvidamos que son la mano que nos da de comer…

Para terminar esta entrada, les dejo con una famosa frase de un humano llamado Phil Pastoret y que corre ya por varios blogs. Creo que refleja muy bién lo que un perro es capaz de hacer por sus chuches y hasta dónde puede llegar nuestra inteligencia.

Dice así : “Si crees que tu perro no sabe contar, prueba a ponerte 3 chuches en el bolsillo y dále solo 1”. ¡Grande Sr. Pastoret!.

Fermín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s